Las diosas del golf

Es un hermoso día soleado y estoy parada en un bello campo de golf con otras cinco mujeres a quienes conozco desde hace tres semanas, charlando y riéndome mientras tomamos nuestras clases de golf al lado del instructor quien nos enseña los conceptos básicos del juego.

El golf nunca me interesó de niña, incluso me pregunté qué verían todos los hombres en lo que parecía un juego sin sentido.

Pero a medida que fui creciendo y mi salud y bienestar se convirtieron en una prioridad, comencé a buscar actividades en las que pudiera nutrir mi mente, mi cuerpo y mi espíritu.

El golf cumple todos los requisitos.

Ni siquiera era algo en lo que había pensado hasta que vi un anuncio en que ofrecían clases de golf para mujeres para un curso de seis semanas.

Todo el material para tus primeras lecciones están en PGA

El campo, en el corazón de una de las zonas más exclusivas de Cancún es hermoso y tiene una excelente academia de entrenamiento con todo el equipamiento de última generación.

Somos gratamente guiadas a través de los elementos básicos del juego por un instructor con ingenio, paciencia y buen humor… aspectos que agradecemos enormemente.

Como ninguna de nosotras tiene experiencia previa o conocimiento del juego, rápidamente nos vinculamos como un equipo que se ofrece apoyo y aliento mutuo.

Después de la lección, todas nos dirigimos a la sede del club para tomar una bebida bien merecida.

Me las arreglé para tomar unos minutos con nuestro instructor para descubrir más sobre este intrigante juego y descifrar qué está atrayendo a más y más mujeres al golf.

Y resulta que ha encontrado que las jugadoras de golf difieren de los hombres y darles instrucciones es totalmente diferente, no solo las mujeres tienen una constitución física diferente, sino que la fuerza y la velocidad son diferentes.

Es por ello que una instrucción hacia mujeres tiene un enfoque diferente en su enseñanza.

Por otro lado, las mujeres también parecen preferir aprender en grupos, por lo que la enseñanza de grupos de mujeres es una experiencia también diferente para los mismos instructores en donde los grupos de entre cuatro y ocho integrantes resulta cómodo de trabajar.

El coaching grupal es mejor para las mujeres que los hombres homólogos que prefieren el coaching individual.

En sí, las mujeres confían en el apoyo que se brindan entre sí y disfrutan de la competencia amistosa en lugar de tomarlo todo en serio.

En general, hay muchas mujeres que entran al juego por varias razones: es un juego fabuloso, una vez que comienzas a manejar el error.

Es el juego más justo que puedes jugar con cualquier otra persona, independientemente de su nivel.

A diferencia del tenis por ejemplo, donde no podrías jugar contra un profesional, en el golf, con la habilidad y experiencia que se tenga en ese momento es posible jugar con otros jugadores sin mayor problema.

Aunado a lo anterior, es grato salir por la mañana, despegarte de tus deberes para darte un buen tiempo a ti misma frente a un hermoso clima y espacio natural aprendiendo a blandir la paciencia para conseguir un hoyo en uno y después ir a disfrutar de una charla amena con un nuevo grupo de amigas.

Entonces señoras, espero que esto les dé aún más razones para tomar unos palos de golf y salir a los greens.

Información: YouTube , PGA y Wikihow