Lección de ejemplo.

Actualmente muchas personas cuentan con auto para desplazarse a su trabajo pero cuando se debe viajar en trasporte público pasa cada cosa y escuchas algunas otras que al parecer este se convierte en todo un suceso cómico a pesar de que no lo uso todos los días tengo una que otra anécdota de los días en que no circula mi auto, es entonces cuando debo utilizarlo y sé de qué hablo cuando digo que el metro bus es un medio de transporte rápido, eficiente y limpio; aunque no todo es tan padre pues por las mañanas es casi imposible poder abordarlo ya que siempre ésta lleno, dentro del mismo puedes observar que este se encuentra dividido en dos la parte de enfrente es el área de mujeres y resulta obvio que lo de atrás es zona mixta, pero en lo personal prefiero ir en el área que corresponde a los hombres pues siendo honesta en el área que es determinada para mujeres es a donde más te apachurran, te manosean y te empujan sí, es más conflictiva esa zona.

Por otro lado no solo es molesto y desagradable viajar entre los pasajeros que no se bañaron y todavía tienen el valor de levantar la mano para agarrarse del tubo sin importar que con esta acción vayan asfixiando a las personas de sus costados o los que no se lavan los dientes y van parados junto a ti y te preguntan baja en la próxima; además de los típicos que se hacen los dormidos con tal de no ceder el lugar a alguien que lo necesite.

También no es raro tener que enterarse de las conversaciones ajenas en el transporte público eso es algo que me ha sucedido en más de una ocasión por ejemplo hoy una señora al subir al metro bus se encontró a una conocida la cual le pregunto por su salud a lo que la primera le contaba que estaba asistiendo al hospital para que le dieran tratamiento a su pie diabético y que por ello no podía estar parada mucho tiempo ya que estaba curándose poco a poco por lo que era doloroso y en ese mismo instante un joven se levantó inmediatamente del asiento y le cedió el lugar.

Ese tipo de actos me agradan mucho y me hacen darme cuenta de que existe una gran cantidad de buenas personas en México como los que ayudan a subir las escaleras a un anciano, o los que le ceden el asiento a una persona con alguna discapacidad e incluso he llegado a presenciar como una persona discapacitada se levanta del asiento para cederlo a una madre con bebe en brazos o a una persona bastante mayor y eso es digno de toda mi admiración.

Amo mi país y su cultura, vivimos en una nación bellísima de la cual me siento orgullosa aunque según yo y mis ideas es labor de los padres pero creo que específicamente de las madres, inculcar a los niños los valores y el respeto ya que en varias ocasiones he visto que viajan señoras con sus hijos pequeños y otros ya no tan pequeños los sientan a su lado y aunque definitivamente eso no está mal, lo que me parece que no es correcto es cuando una persona que necesita el asiento va parada y la madre no le enseña con el ejemplo a ser educado y ceder el lugar a quien lo necesita más.

Por lo tanto cuidemos cada acción y cada palabra que decimos o hacemos ya que siempre hay alguien que puede aprender de nuestro ejemplo por ello procura dar lo mejor de ti en cualquier circunstancia.

Visita: YouTube, HCMedical, AnimalGourmet