Qué debes saber acerca de los reclutadores internos en las empresas

Cuando te encuentras buscando trabajo, esto te lleva a buscar bolsas de trabajo, a escribir diversos tipos de curriculums y subirlos a diversos espacios para difundirlos.

Entre agencias de empleos, en formatos digitales como LinkedIn en fin, toda una gama de alternativas para permitirte tener más opciones.

Cuando de tantos curriculums enviados… es posible que algún headhunter o departamento de personal te contacte y bueno, esa es la primera llamada y una luz en el camino.

Lamentablemente, este primer contacto no significa que todo termine en una contratación.

 

Esto es posible, más sin embargo hay que pasar por una serie de filtros, por lo que vale la pena tener, como dijera mi abuela: ¨hay que tener varias velitas prendidas¨, esto significa que puedas tener varios contactos de diversos lugares.

En fin, creo que me has entendido la idea.

Sin embargo, no debemos desesperar ni mucho menos dejar que nos ¨intimide¨ el reclutador o la persona de RRHH.

Si bien la empresa necesita de una persona que cubra con un perfil… tu tienes a su vez tanto talento, habilidades como conocimientos… así que la seguridad en ti mismo y definir claramente qué es lo que buscas y estás dispuesto a aceptar es lo que debes ponerte muy en claro.

Y por qué te digo todo esto… porque es posible que dentro de este proceso te topes con headhuters no tan éticos o con un reclutador que no le intereses como individuo y eso lo tienes que identificar y sopesar.

Veamos por ejemplo qué panorama puedes tener ante un reclutador interno que trabaja para la compañía a la que estás solicitando ingresar.

En este grupo de reclutadores existen pocos diferenciadores entre lo bueno y lo malo. Por ejemplo:

  • ¿El reclutador suena con guión o estaban hablando por teléfono?
  • ¿El reclutador fue capaz de explicar lo que hace la compañía y en qué consiste el trabajo que se está solicitando?
  • ¿El reclutador estaba abierto a responder preguntas y era capaz de responder a la mayoría de ellos en detalle?
  • ¿El reclutador fue capaz de darte una idea de la cultura de la empresa?
  • ¿El reclutador te hizo preguntas significativas que fueron acertadas y relevantes para el trabajo y tu experiencia?
  • ¿El reclutador te dio tiempo suficiente para responder preguntas y hacer preguntas sin hacerte sentir que te estaban haciendo un favor?
  • ¿Eran respetuosos?

Podríamos seguir y seguir, pero estas son algunas cosas buenas que debes tener en cuenta al trabajar con los reclutadores, ya sea dentro de una empresa o fuera.

No todo tiene que ser cálido o confuso, pero ciertamente quieres saber que la persona con la que estás tratando se centra en un resultado de beneficio mutuo para todos, no solo para ellos mismos.

Y nunca se te debe hacer sentir como si fueras solo otro candidato, pero si te sientes de esa forma, ¿es realmente esa la persona o compañía con la que deseas trabajar?

Reflexionalo y esperamos que con estos indicios consigas un trabajo a la medida :-)

Video: YouTube

Información: Staff Selection

Consulta: Forbes